Coalición Científica y Departamento de Salud presentan nuevos resultados sobre la efectividad de las vacunas del COVID-19

Compartir esta noticia:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

SAN JUAN (CyberNews) – La Coalición Científica de Puerto Rico nombrada por el gobernador, Pedro Pierluisi, presentó el martes, resultados de un análisis, llevado a cabo en colaboración con el Departamento de Salud, sobre la efectividad de las diferentes vacunas en Puerto Rico para combatir el COVID-19.

Esto examinando por primera vez los efectos en contagios, hospitalizaciones y muertes según el tipo de vacuna administrada, grupo demográfico, y tiempo desde la primera dosis.

“Esto es uno de los análisis más completos que existen, a nivel global, sobre el efecto comparativo de las diferentes vacunas, a través del tiempo y para diferentes edades, durante la pandemia. Es muy retante realizar estos análisis. Requieren una gran cantidad de datos bien organizados, integrados y analizados con estrategias estadísticas sofisticadas. Es algo que no existía en Puerto Rico y no existe en muchas jurisdicciones. Esa integración se logró en Puerto Rico luego de mucho esfuerzo durante estos últimos meses, y se compartirá el informe para que otras jurisdicciones se beneficien de los hallazgos. Los hallazgos se usarán para informar estrategias a nivel de Puerto Rico, de Estados Unidos y a nivel global sobre las vacunas y las nuevas dosis necesarias para proteger a la humanidad. Es un gran logro, y un orgullo que esta contribución se haya podido hacer desde Puerto Rico para el mundo”, mencionó Daniel Colón Ramos, presidente de la Coalición Científica de Puerto Rico en comunicación escrita.

El análisis hace uso de los datos de contagios, hospitalizaciones y muertes desde que se comenzó el proceso de vacunación en diciembre del 2020, estimando los efectos de la efectividad de las diferentes vacunas, por grupo de edad y a través del tiempo.

Los tres hallazgos principales son:

1) Todas las vacunas son efectivas, y reducen el riesgo de hospitalizaciones y muertes hasta 10 veces menos comparado a los grupos de personas no vacunadas. Se han salvado cientos de vidas y se han evitado miles de hospitalizaciones en Puerto Rico durante los repuntes gracias a la vacunación.

2) La efectividad de la vacuna varía a través del tiempo, según el tipo de vacuna recibida.  Por ejemplo, se observaron diferencias de efectividad de las vacunas de Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson, las que, aunque fueron todas efectivas, su efectividad pico es de alrededor de 85%, 80% y 60%, respectivamente. Como muchas otras vacunas, la efectividad disminuye para toda la población conforme pasa el tiempo. Se observa que a los cinco meses de la primera dosis, la efectividad de las vacunas es de 70%, 55% y 15%, respectivamente.

3) Vemos consistentemente que en los grupos de personas mayores de 75 años, que son los grupos más vulnerables, la protección de la vacuna es menor que en los más jóvenes. Por tanto, recomendamos los refuerzos para esos grupos de edad en particular. Con la vacuna de Johnson & Johnson no encontramos evidencia de que protege a personas mayores de 75, aunque el tamaño de la muestra no es lo suficientemente grande para derivar conclusiones finales. Sin embargo, sí tenemos suficiente precisión para concluir que la efectividad de Johnson & Johnson es menor a las otras dos vacunas en estos grupos de edad.

“Este análisis demuestra el beneficio de las vacunas. Con observar los datos se ve una reducción clara en infecciones, hospitalizaciones y muertes. Es importante recalcar que hay diferencias entre los tipos de vacunas y que hay cambios en la inmunidad a través del tiempo y también por tipo de variante. Sin embargo, los datos enfatizan la importancia de la vacuna como una de las estrategias principales para controlar la pandemia, junto con otras estrategias como uso de mascarilla y distanciamiento. Estos hallazgos y metodologías serán muy útiles para el Departamento de Salud en desarrollar e implementar estrategias adicionales para que la vacunación sea lo más efectiva posible,” compartió la estadística Mónica Robles Fontán, quien colaboró en el análisis.

“Los datos apuntan a que la efectividad observada disminuye con el tiempo para todas las vacunas y por ello será importante la consideración de una dosis de refuerzo cuando las agencias reguladoras así lo recomienden. Recomendamos a todas las personas vacunadas y no vacunadas a continuar el uso de todas las estrategias de prevención probadas que garanticen protección, particularmente para todos los adultos mayores,” explicó la doctora Iris Cardona del Departamento de Salud.

La coalición hace las siguientes recomendaciones basadas en estos hallazgos:

La variación en inmunidad a través del tiempo, sumado a la llegada de la variante Delta, que es +60% más transmisible que la variante Alfa, expone a nuestra población vulnerable a mayor riesgo. Es por esto que mientras la transmisión del virus se mantenga en niveles altos deben sumarse otras medidas de salud pública que han sido efectivas, como el uso de mascarilla y distanciamiento para todos los grupos, especialmente para aquellos que llevan más de cinco meses luego de su primera dosis de Johnson & Johnson, poblaciones mayores de 75 años,  y los que no están vacunados.

Recomendamos que para nuevas vacunaciones a personas mayores de 75 años, se utilicen las vacunas de Pfizer o Moderna. Aquellos mayores de 75 años que ya están vacunados con Johnson & Johnson deben reforzar la práctica de las medidas de prevención básica hasta tanto se pueda identificar un mecanismo para aumentar su protección por vacunas.

Hay tres recomendaciones puntuales que se les hace a la población conforme a la vacuna recibida, las aprobaciones de uso de las agencias reguladoras y estos nuevos datos:

Vacunados con Pfizer: al momento el mayor impacto de estos hallazgos afecta a los adultos mayores de 65 años y los pacientes inmunocomprometidos. Los pacientes inmunocomprometidos, incluyendo personas mayores de 85 años, pueden ya ponerse la tercera dosis. Las personas mayores de 65 años, les sugerimos mantenerse pendientes para anuncio de cuando va a ser posible recibir el refuerzo de la tercera dosis

Vacunados con Moderna: al momento el mayor impacto de estos hallazgos afecta a los adultos mayores de 65 años y los pacientes inmunocomprometidos. Los pacientes inmunocomprometidos, incluyendo personas mayores de 85 años, pueden ya ponerse la tercera dosis. Las personas mayores de 65 años, les sugerimos mantenerse pendientes para indicaciones de cuándo pueden recibir la tercera dosis.

Vacunados con J&J: al momento el mayor impacto de estos hallazgos afecta a los adultos mayores de 65 años.  Aún se esperan datos para determinar si se procede con una segunda dosis. Mientras tanto, mantengan estrictas medidas preventivas (evite viajes y actividades de aglomeraciones, use mascarilla y mantenga el distanciamiento social).

Este informe ha sido compartido con las agencias federales pertinentes, incluyendo los CDC. En el escenario cambiante de la pandemia, el informe provee hallazgos que pueden ayudar a los líderes salubristas a tomar decisiones basadas en datos.  El análisis es consistente con la información presentada a la agencia FDA, y apoya el uso de los refuerzos a personas mayores de 65 años. Reconocemos que el Departamento de Salud y los diversos centros de vacunación están preparándose para cuando salga la recomendación oficial de las agencias regulatorias en los próximos días.

“Este informe se lleva a cabo luego de que el Departamento de Salud adoptara sugerencias hechas por la Coalición Científica sobre mejoras en la integración de los sistemas de datos, y posiciona al Departamento, en este tema de la vacuna, a la vanguardia para poder proteger la población. Agradecemos a los científicos del Departamento de Salud—la Dra. Iris Cardona y Elvis Nieves, y de Digheontech, Inc. a Mónica Robles, y por parte de la Coalición Científica, al bioestadístico Rafael Irizarry, por los esfuerzos que resultaron en estos análisis. Seguiremos emitiendo sugerencias para mejoras de los sistemas de datos, estrategias de vacunación, y educación e información científica clara y transparente a la población en estos temas. Por ahora, enfatizamos que los datos confirman que en Puerto Rico, la efectividad de las vacunas han salvado y continúan salvando vidas. Exhortamos a los que aún no lo han hecho a que se vacunen, y a los vacunados a estar pendiente para cuando esté disponible la oportunidad de adquirir las dosis de refuerzos, y lo hagan pensando que las mismas, además de seguras, son confiables y que proveen la protección necesaria para salvar vidas”, finalizó Colón Ramos.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes